Un paso hacia nuestra coherencia

Cuando empezamos a pensar en lo que realmente queremos.

Imagina que un día te despiertas y decides que ya es hora de iniciar aquello que hace tiempo que te ronda por las noches. Imagina que lo que te ronda es iniciar tu proyecto profesional que va más en concordancia con lo que tu crees y sientes.

Imagina que deseas no tener un jefe que te diga COMO tienes que hacer las cosas y, sobretodo, CUANDO las tienes que hacer, cuando las puedes dejar de hacer y cuando puedes disfrutar de tus vacaciones. Y ya no quieres que tenga el poder para decidir los horarios de las extraescolares de tu hij@ y si debe quedarse a comer en el colegio. Todo eso lo quieres decidir tu.

Entonces ya es hora de poner en marcha tu proyecto.

Y para poder hacerlo lo primero es CREER ENN TI MISM@. Porque claro! És muy cómodo que tet dian lo que tienes que hacer, aunque no te guste lo que haces, cuando lo tienes que hacer, aunque los horarios no te vayan bien y mientras tanto esperas ansiosamente tus vacaciones que otro te dice cuando las puedes tener, aunque tu desearías tenerlas en septiembre cuando ya tienes sitio para extender tu toalla en la arena porque los turistas que llenan las playas de tu infancia empiezan a salir hacia los espacios de su infancia.

Y sí, es muy fácil dedir que sí a todo esto para conseguir la recompensa que supone el querido y tan necesario sueldo a final de mes y que, gracias a él obtienes la querida y necesaria tranquilidad. Pensado así, concedir tu tiempo y tu realización profesioal se traduce en seguridad y serenidad. Y, es por esta misma razón es de agradecer lo que haces, aunque no esté en consonancia con tu ser. “Ama lo que haces, y lo que haces te amará 100 vecer más” (Enric Corbera)

A veces pasa que se desea alguna coas más que tranquilidad. Que cuando suene el despertador el lunes, antes de que el mundo ses ponga en marcha, puedas experimentar una cierta sensación de alegría para prepararte a iniciar una actividad que te gusta, que te hace sentir útil y que, profesionalmente te llena, a la vez que te sientes bien por aportar a tu abundancia económica.

Y en éstas estamos.

Que, a menudo tenemos una idea muy clara de lo que queremos y un gran desconcierto de por donde empezar. Mi amiga (la de minonbre.com) me aocnsejó que hiciese un tablón de visualización por objetivos para definir y planificar. Hace años lo hice sobre los deseos. Creo que hoy en día, puedo decir que, al menos, han mejorado dos de ellos.

Y con esta antigua mallorquina sobre el trabajo acabo este artículo, para reflexionar sobre todo esto, ver de dondee venimos y dar las gracias por todo lo que tuvieron que hacer nuestros antepasados que hoy nos permite estar donde estamos y disfrutrar del lujo que supone poder decidir lo que donde queremos estar.

Qui no s’arrisca a la feina Quan te talent no te pa
"Quien no se arriesga en el trabajo, cuando tiene hambre no tiene pan"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba