LAS OPORTUNIDADES DEL CONFINAMIENTO

oportunitats del confinament

11/04/2020

Quiero escribir sobre las oportunidades que nos pone delante esta cuarentena.

Y cuando lo pienso, me hecho atrás por las noticias que me llegan de amigos y familiares que tienen a un ser querido en el hospital o viviendo la enfermedad en casa.

Pienso en ellos, y me pregunto: ¿vale la pena escribir sobre las oportunidades que nos da el confinamiento? ¿Es de recibo hacerles ver las cosas positivas que podemos sacar de todo esto?

Y si pienso en quien realmente lo está pasando mal por no poder despedirse de sus seres queridos que han fallecido, o no pueden ir a hacer compañía al familiar que está experimentando los efectos de este virus, o en los que empiezan a pasarlo mal por su economía, entonces no creo que sean las palabras las que les puedan ayudar a vivirlo de otra manera.

Tal vez, lo que sí puede ayudar es ver una actitud más positiva en todos nosotros. Hay miedo, hay carencias, hay incertidumbre, hay falta de contacto físico. Pero también hay aspectos positivos que hemos podido experimentar.

Y todos intentamos vivirlo de la mejor manera posible.

Si podemos valorar lo que tenemos, lo que estamos descubriendo con el confinamiento, y tomamos una actitud positiva, todo es, al fin y al cabo, un buen aprendizaje.

Como dice mi cuñado, estar de buen humor en estos tiempos, es lo mejor que podemos hacer:

Creo que, después de casi cuatro semanas, comienzo a ver que todo lo que me ayuda a estar de buen humor vale, especialmente si también ayuda a estar de buen humor a los otros confinados. Estar de buen humor en estas circunstancias es, en si mismo, un buen ejemplo para mis hijas. El objetivo creo que es, también, llegar de la mejor manera al final del confinamiento. Llegar lo mejor posible… sea para continuar con nuestras particularidades, defectos incluidos… o puede ser, incorporando nuevas prácticas, nuevos comportamientos, fruto de nuestras reflexiones durante este tiempo” ¡Gracias cuñado!

Por tanto, no es sólo un aprendizaje para ahora, para estos días, sino para toda la vida. Siempre recordaremos “el tiempo del confinamientoSea cual sea la situación en la que nos quedemos, los aprendizajes estarán siempre. Otra cosa es que los sepamos aprovechar. Y si es así, si los sabemos aprovechar y, pasado el tiempo, nos acordamos de con que actitud supimos enfrentarnos a la situación, podemos hacer que juegue a nuestro favor. Y, paralelamente, aquellos a quienes no pudimos consolar con palabras, les ayudará más, y les podremos dar más luz con nuestra actitud constructiva, que si nos colocamos en el punto de “bah! de todos modos no podemos hacer nada” En mallorquín tenemos el siguiente dicho “Déu ens alliberi d’un tanmateix” Que vendría a ser algo así como “¡Que Dios nos libere de un total no podemos hacer nada!

Si queremos formar parte de los que pueden aprender de esta cuarentena y tener una actitud constructiva, para después poder ayudar a los que, en estos momentos, pasan por una situación emocional complicada, podríamos hacer cosas tan simples como plantearnos:

  • ¿Qué cosas que me gustan estoy haciendo que no haría si no estuviese confinado?
  • ¿Qué nuevas relaciones estoy estableciendo con las personas con las que convivo?
  • ¿Qué pensamientos tengo que no tenía?
  • ¿Qué hábitos he cambiado?
  • Y todo aquello que se nos ocurra preguntarnos y que sumen a nuestro bienestar y por ende al de los otros.

Y si justo antes de levantarnos por la mañana, damos prioridad a estas respuestas, en lugar de a nuestros pensamientos negativos y repetitivos, quizá nos ayudaría a salir de la cama con el pie derecho, y como dice mi cuñado, empezar el día con un poco más de buen humor.

Volver arriba